Afantasía o la incapacidad de imaginar

Cierra los ojos, trata de imaginarte paseando por una playa, la arena está tibia y el sol baña tu cara. Fácil ¿verdad? Pues esto que para nosotros nos parece tan sencillo, hay algunas personas a las que se le antoja como imposible. Esto es lo que se conoce como afantasía y hace referencia a aquellas personas que no tienen la capacidad para imaginar.

Se trata de un problema poco común que experimenta un porcentaje muy bajo de la población. De hecho, muchas veces cuando intentamos recordar algo, ni tan siquiera buscamos entre nuestros recuerdos, sino que intentamos darle forma con significados y diferentes palabras. Por esa razón, muchas personas podrían estar experimentando este tipo de trastorno y ni tan siquiera se daría ni cuenta.

Un ejercicio fácil para las personas con este trastorno, es cuando intentamos imaginar algunos conceptos simples como puede ser un triángulo o un círculo. Cuando alguien te pregunta por estos conceptos, tú tan solo pensarás en la idea de un círculo o de un triángulo, pero en tu mente sólo encontrarás oscuridad.

En cualquier caso, a pesar de que podamos llegar a pensar que tener este problema nos va a limitar, lo cierto es que a lo mejor ni tan siquiera nos damos cuenta porque actuaremos de manera normal y nadie reparará en nuestro comportamiento.

A las personas con afantasía, les cuesta reconocer rostros.

Blake Ross, co-creador de Mozilla -junto con David Hyatt- y director de producto en Facebook hasta el año 2013, descubrió este año 2016 que sufría de afantasía. El 22 de abril de 2016 escribió un artículo en Facebook que viralizó como la pólvora. La revista Playground se hace eco del mismo:

“Si me pides que imagine una playa, le daré vueltas al concepto de playa. Sé que hay arena, que hay agua, sol y, tal vez, un socorrista. Sé datos relacionados con las playas pero no soy capaz de rememorar una que haya visitado porque no guardo ninguna experiencia sensorial relacionada con ellas, ya sea visual, auditiva, emocional o de cualquier otro tipo. No tengo la capacidad de crear una imagen de una playa ni cerrando los ojos, ni leyendo un libro, ni concentrándome con fuerza durante horas. Ni siquiera si estoy en frente de una playa”.

Lo curioso es que Blake nació en Miami, una ciudad rodeada de playas. Las personas que sufren de afantasía no pueden recordar ninguna experiencia que provenga de los sentidos a no ser que la esté sintiéndolo en ese mismo momento.

El polo opuesto de afantasía es la hiperfantasía, las personas que poseen la condición tienen imágenes visuales desbordantes.

Así pues, el tener ceguera imaginativa no significa incapacidad para la creatividad, o al menos para hacer cosas que la requieren. El propio Blake, cuando dejó de trabajar en Facebook se dedicó a escribir guiones de series (incluso una para la cadena HBO). Blake comenta que puede crear historias desde la nada juntando palabras que formen conceptos. La única diferencia es que, dichos conceptos, no se reproducen en su cabeza como si se tratara de una foto o de un vídeo.

Así pues, ¿eres capaz de imaginar una playa?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.