Propósitos

Ya ha llegado 2016…

Madre mía como pasa el tiempo!

Seguro que ya habéis decidido que nuevos objetivos vais a perseguir este año. Los más típicos suelen estar relacionados con la salud, como dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, correr una media maratón…

Otros suelen estar relacionados con metas profesionales, como luchar por un ascenso, cambiar de trabajo, estudiar un máster, llevar a cabo un proyecto….

¿Y qué me decís de los objetivos personales? Casarse, tener una mascota, ser padres por primera, segunda o tercera vez!, encontrar o separarse de una pareja, realizar el viaje de tus sueños…

propósitos1

Todos y cada uno de ellos son importantes, pero te propongo un nuevo reto. ¿Alguna vez te has planteado conseguir un reto emocional? Te ayudo a escoger algunos:

– Observar todo aquello que te molesta en otras personas y plantearte que pueda tratarse de un reflejo de ti mismo. Con ello puedes conseguir ser más consciente de ti, de tus actos y de cómo tratas a los que te rodean.

-Cuidar nuestra autoestima, Sentirte en menores condiciones que otras personas, menos capaz, o menospreciado, son realidades que pueden llegar a hacernos verdadero daño. Pero tenlo en cuenta, el sentimiento de inferioridad empieza en la mente de uno mismo.

Busca tu orgullo dentro de ti, avívalo, y tómate una buena cápsula de de fortaleza personal para descubrir que nadie es mejor que tú ni más capaz.

Arrow Approaching Its Target

-Controlar las emociones negativas, pensar que no somos buenos para determinadas cosas, que no vale levantar la voz porque nadie nos escuchará, o que determinada cosa es mejor olvidarla antes que ilusionarnos en ella, hace que poco a poco nos vayamos debilitando por dentro. Y no vale la pena. Deja a un lado los nubarrones y dale la vuelta a esos pensamientos, desafíate a ti mismo, atrévete a poner un “Sí” donde antes colocabas ese acostumbrado “No”.

-Decir más TE QUIERO, a un amigo, a un familiar, a tu pareja y quizás el te quiero más importante…. El “me quiero a mi mismo”

Quizás estos retos no te ayuden a conseguir cosas materiales, pero practicarlos  nos puede ayudar a ser más conscientes, más fieles a nosotros mismos, más agradecidos y más auténticos.