Monzones

A veces tenemos en la cabeza términos que sabemos ubicarlos pero no llegamos a dominarlos, hoy nos acercamos un poco al monzón, o más bien a los monzones ya que en realidad el término de origen árabe “mausim” significa estación, existe por tanto el monzón seco y monzón lluvioso de verano.

La perfección del fenómeno sintetizada por los navegantes europeos de manera sencilla y gráfica. “En invierno Asia sopla, y en verano aspira”.

El ámbito de los monzones por excelencia es el del sur y sureste de Asia, aunque también tienen su presencia en África occidental. Los monzones han sido descritos desde la antigüedad, pero no fue hasta la llegada de los primeros navegantes portugueses a la India los que dieron a conocer en toda Europa del impactante efecto del monzón.

¿Os acordáis de cómo nos explicaba Gump, Forrest Gump su experiencia con el monzón?

El fenómeno de los monzones asiáticos tiene distinta valoración según la perspectiva, así los navegantes musulmanes del Índico estaban interesados en el cambio del zumbo del viento a la hora de organizar la ruta más veloz, en cambio a los campesinos la preocupación esencial era la mayor o menor eficacia pluviométrica del monzón. Ésta acabó por ser también la referencia esencial para el servicio meteorológico británico en el virreinato de la India, e incluso a día de hoy toda la vida se conforma según la influencia del monzón lluvioso. La gran mayoría de las cosechas se piensan esperando las lluvias, los horarios escolares, incluso se le denomina al monzón lluvioso de verano como el ministro de hacienda, ya que de él depende riqueza o la ruina absoluta.

En India se calcula al milímetro la llegada de las primeras lluvias, no solo el momento sino también el lugar donde precipitan. Se denomina allí “Burst of monsoon” entendido como el estallido del monzón.

Disfrutad de un lugar fantástico que hemos encontrado: